cineeduca copy

MENTA

Wikipedia

noveles

becas

Debate entre Oralidad y Escritura

 

 Este aporte es de un grupo de primer año del Instituto de Formación Docente, en la asignatura : Lengua, con el fin de poder compartir con compañeros y docentes una forma diferente de presentar un tema, mediante una representación donde la Oralidad y la Escritura en una aparente disputa van planteando con argumentos los que las "distancia".

 

 

Introducción

(Se apagan luces)

 

Jueves, 6 am…

 

La ciudad comienza a despertar, sus habitantes van dejando el calido lecho para emprender sus actividades diarias; a pesar que la gélida temperatura invita a lo contrario.

Sin embargo, alguien no pudo dormir en toda la noche.

Deambuló por diversos puntos del cono urbano, sin poder conciliar el sueño.

Las condiciones extremas del clima no parecieron afectarla de la misma manera que a los demás. 

Todos la saludaban al pasar, es que la oralidad era muy popular por aquellos barrios. Pero nada le hacía cambiar su estado de ánimo, seguramente, aquello que había escuchado, le había perturbado de una forma insoportable.

Y era claro, era casi incomprensible lo que había sucedido.

Su gran compañera de viaje, la escritura  de pronto se lanzaba a la palestra pública a desprestigiarla.

Una y otra vez, resonaba dentro de su mente aquellas palabras:

“soy prácticamente la gran responsable de la evolución del hombre en camino a su enorme conocimiento”, “he permitido que mediante mi utilización el hombre haya alcanzado un nuevo enfoque de comprensión del lenguaje y una nueva mentalidad, mucho más subjetiva y reflexiva”.

 

(Luces)

 

Prosiguió caminando, y de pronto, en un recodo del camino la vio… La escritura se acerco y pareció analizarla por unos instantes….

 

 

Escritura: ¿Cómo estas? ¿Lucís cansada?

 

Oralidad: No es para menos, no pude dormir en toda la noche. Mi amiga, mi gran amiga, aquella jovencita que conocí alguna vez en mis viajes por medio oriente hace más de cinco mil años y con quien compartí tantas aventuras, me ha traicionado.

 

Escritura: Pero cuando hablás de amiga, ¿te referís a mi? ¿Yo te traicioné?

 

Oralidad: Si, con lo que dijiste ayer de noche, quedó más que claro tu desprestigio hacia mí. ¿Cómo que tu eres la gran responsable de la evolución del hombre? ¿Cómo que  desde tu aparición el hombre tiene una mentalidad más subjetiva y reflexiva?

Se ve que te olvidas de unas cuantas cosas. Tú eras una niña muy pequeña cuando te conocí, y fui yo quien te invite a recorrer el camino. ¿Acaso hubieras existido, si antes no hubiera existido yo?

 

Escritura: Es que yo no estoy desconociendo tu rol. Pero no me vas a reconocer que gracias a mi el hombre puede adquirir mecanismos más complejos de aprendizaje.

 

Oralidad: ¿En que te fundas para poder decir semejante atrocidad?

 

Escritura: Es que tienes que entender, que al decir eso, no pretendí decir nada malo de ti.

 

Oralidad: Mira de la manera que lo dijiste, así pareció. Acaso si yo no existiera ¿el hombre podría representar el mundo en el que vive? ¿Podría reflexionar sobre dicho mundo y tomar conciencia de él?

 

Escritura: No digo que no, pero gracias a mí se puede representar lo que tú dices, o sea el lenguaje y a su vez reflexionar sobre tu utilización y tomar conciencia de ello. Es decir que quien me manejan bien, entiéndase que  sabe leer y escribir, puede simultáneamente hacer dos cosas a la vez, tomar conciencia del mundo y además del lenguaje utilizado para ello.

 

Oralidad: ¿Entonces dices que el lenguaje que utilizo yo, se usa como mecanismo para “fijar” el mundo de forma de convertirlo en objeto de reflexión, y tú en cambio permitirías fijar el lenguaje de manera de convertirlo en objeto de reflexión?

 

Escritura: Exacto, y en eso me baso para poder fundamentar mis dichos.

 

Oralidad : Pero tu tienes que entender que el lenguaje es un fenómeno oral, y donde quiera que vallas y encuentres seres humanos, tendrán un lenguaje, hablado y oído, inserto en el mundo del sonido. Es más, en todos los maravillosos mundos donde tú puedas existir, vivirá la palabra hablada. Y claro, no te olvides de este “pequeño detalle”, todos los textos escritos deberán estar relacionados de alguna manera, directa o indirectamente con el mundo del sonido,  ambiente natural del lenguaje, para transmitir su significado.

Y Ojo que lo que digo no es en forma de despecho, pero la expresión oral es capaz de existir, y desde hace tiempo ha existido, sin que siquiera existiera en absoluto la escritura, pero no al revés, o sea sin mi existencia, tú no hubieras existido.

 

Escritura: ¿Ahora te la agarras conmigo?….

 

Oralidad: No, no es eso, simplemente estoy llamando a las cosas por su nombre. Y aquí debe quedar algo claro, tú a lo sumo sos como un sistema secundario, que depende de la existencia de un sistema primario y anterior, o sea la lengua hablada.

 

Escritura: Quizás tengas razón, pero estudiarte a ti quizás sea más difícil, partiendo de la base que los sistemas secundarios como yo, o sea la escritura,  estamos más estrechamente ligados al estudio. Claro que hasta analizar el pensamiento de los sistemas primarios puede resultar analítico, pero para abstraer dicho examen y darle un carácter explicativo, necesitamos ordenar de forma consecutiva los fenómenos o verdades reconocidas y para ello se necesita de la escritura y la lectura.  Es más si quisiera profundizar en esto diría que todos los seres humanos ligados a los sistemas primarios como el tuyo y que no conocen a la escritura en ninguna forma, podrán poseer sabiduría, pero decididamente NO Estudian.

Y yo se que a esta altura puedes estar enojada, pero agrego algo más, cuando un sistema secundario de mi tipo se incorpora, una de las primeras cosas que hacemos es examinar la lengua misma y sus usos.  Fíjate vos, ahora que estamos en año electoral, ¿qué sería de los discursos, si después no se pudieran leer?,  no habría nada para analizar, porque nadie recordaría todo lo dicho, por eso mismo dicen que tu eres efímera.

 

Oralidad: Es verdad, pero ya que hablas de política, recuerda que están de moda los debates también. Imagina dichos debates o intercambios de ideas,  lo aburridos que serían si no fueran espontáneos e inmediatos, recuerda que el contrincante o receptor debería elaborar de forma casi simultánea su respuesta.

En cambio un discurso puede ser escrito y re leído para poder corregir y replantear el mensaje antes que llegue a los destinatarios.

Pero además, me gustaría ya que parece que tienes tiempo, no en vano andas por ahí haciendo cualquier tipo de declaración, cantarte unas cuantas cositas.

La primera: que mi utilización identifica a la persona que me está utilizando, o sea, la procedencia geográfica, social e incluso generacional.

 

Escritura: Si pero mediante mi utilización se puede tender a eliminar todas esas variantes lingüísticas, permitiendo expresarse de una forma más estándar o más objetiva. Es más, las cosas que se pueden escribir conservan la individualidad de su autor, mientras que las cosas transmitidas en forma oral, están teñidas de la subjetividad de quien las repite.

 

Oralidad: ¿Puedo proseguir o me vas a estar interrumpiendo?

Quién me utilice a mi podrá ser más libre para expresarse, cambiar de tema, o quizás volver a el, repitiendo o no lo dicho. No respetamos ningún tipo de jerarquía ni organización.

 

Escritura: A si, pero eso hace que seas menos coherente, fíjate que conmigo se selecciona y organiza lo que se va a decir, utilizando aquello que se considere más relevante, evitando cualquier tipo de cambio de tema y posibles redundancias.

 

Oralidad: ¿Otra vez? ¿Puedo seguir o no?

Pensá que mientras alguien habla puede ir dando sentido a sus dichos mediante códigos no verbales, como la entonación, velocidad del habla, pausas, gestos, etc.

 

Escritura: Si, si, eso se llama cohesión.  En cambio mediante la escritura, se deberán utilizar elementos lingüísticos y gráficos para construir el significado y con esto darle sentido al discurso.

 

 

Oralidad: Y dale, se ve que querés que no hable mas, ¡justamente, a lo que me dedico!

Solo algo más, en cuanto a mi carácter de libertad, yo permito la utilización de algunas palabras con función de comodín, o sea muletillas, frases hechas, refranes y repeticiones.

 

Escritura: Si, en eso quizás te doy la razón. Yo exijo mayor precisión léxica y conceptual, caracterizándome justamente por eliminar los elementos lingüísticos sin contenido semántico específico, como eso que tú te jactas de utilizar, muletillas, repeticiones, justamente, para eso te recomienda que aprendas sobre la utilización de los sinónimos o vocablos de acepción semántica más formales y precisos.

 

Oralidad: si si, seguramente siempre tengas algo que decir, a pesar de que no seas la HABLADORA. Igualmente te digo que no comparto tu punto de vista.  No hay ninguna duda que nosotras estamos íntimamente relacionadas, las habilidades propias tuyas son transmitidas y adquiridas gracias a mi, o sea de forma oral, por ejemplo, un docente emplea el habla para enseñar a escribir, y a leer.

 

Escritura: Bien, hasta ahora te he escuchado, a pesar de que varias veces te molestaste con mis interrupciones, ahora déjame a mi decirte algunas cosas. De acuerdo a como expresas tus argumentos, parece que la única facultad que le otorgo a los sujetos, es aprende a leer y escribir. Pero creo que en la desesperación de tu defensa te olvidas de las competencias generales que se requiere para tomar parte de una tradición de escritura. Y te las voy a nombrar para que vallas “apuntando”, ah no, es cierto que tu “recuerdas”…

  1. 1)Debe haber algún mecanismo para "fijar" y acumular textos. El principal medio para fijar textos es un sistema de escritura.

 

Oralidad: Ahora la que interrumpo soy yo. Los textos también pueden fijarse mediante la oralidad y para ello se pueden utilizar el ritmo, la métrica y las expresiones formulares.

 

Escritura: Si es cierto, pero conmigo se tiene una ventaja enorme en cuanto a esto que tu mencionas,  ya que permito acumular una cantidad de texto que excede en mucho la capacidad de almacenamiento de cualquier experto.

 

Oralidad: Pero piensa lo que sabiamente decía aquel entrañable filósofo que alguna vez conocimos, Sócrates. Aquel mismo que analizara las posibles consecuencias de la utilización de la escritura. Recuerdo cuando relato la historia del dios egipcio Teut, quien ofreció al rey Tamus su más preciado invento: la escritura.

Recuerdas ¿cómo lo plasmo?, me atrevo a citar lo que expreso en sus diálogos:” «Ella [y se refería a vos la escritura] no producirá sino el olvido en las almas de los que la conozcan, haciéndoles despreciar la memoria; fiados en este auxilio extraño abandonarán a caracteres materiales el cuidado de conservar los recuerdos, cuyo rastro habrá perdido su espíritu. Tú no has encontrado un medio de cultivar tu memoria, sino de despertar reminiscencias, y das a tus discípulos la sombra de la ciencia y no la ciencia misma. Cuando vean que pueden aprender muchas cosas sin maestros, se tendrán ya por sabios, y no serán más que ignorantes, en su mayor parte…”

 

¿Entiendes?, es contundente, majestuoso, brillante, no en vano es uno de los filósofos de los cuales siempre estamos hablando.

 

Escritura: Si ya se de que hablas, pero pareces saltearte un enorme detalle, dichos diálogos los manejamos gracias a que alguien lo plasmo de forma textual, ese alguien fue además uno de sus discípulos, Platón, otro gran filósofo.

Es más, te diré que uno de los grandes problemas al analizar por ejemplo los diálogos de Platón, es saber que tanto era idea de Sócrates y que tanto de Platón, ya que el primero no dejo texto alguno.

 

Ahora, uniendo lo que venía diciendo en cuanto a la cultura escrita, te cuento además que se necesita de alguna institución que utilice los textos, como ser la iglesia, la corte, el gobierno, la academia y muchas otras más. Y si se quiere, la cultura escrita es un factor de enorme importancia a la hora de definir las diferencias y especializaciones de dichas instituciones.

Y como una cosa lleva a la otra, si hay instituciones se podrán incorporar aprendices.

Ahora no puedo dejar pasar por alto, que uno de los factores más importantes para poder hablar y pensar sobre las estructuras y los significados de los textos acumulados, así como también las intenciones de sus autores y la interpretación de los mismos; es la necesidad de desarrollar un metalenguaje oral, ligado a un lenguaje mental que lo permita.

 

Oralidad: Sabes, después de todo este intercambio de ideas, que no voy a negar comenzó con un enojo mío, también creo que tengo que reconocer algunas cosas. Desde que tu apareciste y en la medida que te fuiste extendiendo en el basto territorio que antes era solamente mío, me sentí un tanto desplazada. En los últimos siglos, donde toda la atención ha girado entorno a ti, muchos me han olvidado. Pero algunos inventos, que gracias a la utilización de técnicas basadas en ti, han permitido un resurgimiento mío; por ejemplo el teléfono, la radio. Por eso, después de todo, te doy las gracias.

 

Escritura: Si no voy a negar, que fui un tanto ambiciosa, y pretendí, aunque sin querer, desplazarte y pasar a ser la UNO. Pero tengo que reconocer que los seres humanos no pueden saber de mi existencia, sin antes utilizarte a ti, para que me descubran.

 

Oralidad : Lo bueno que cuando te descubren a ti, en seguida comienzan a analizarme a mi, por lo que estamos más que íntimamente ligadas, y por lo tanto imagino, que deberemos ser amigas por siempre.

 

 

Fin.

 

 

 

 

Flavia Cardozo
Allan Introini
Rossana Nuñez
Verónica Pio

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Proyectos